Censura de contenidos en redes contra ‘Fake News’, ¿peor el remedio que la enfermedad?

Twitter y Facebook bloquearon un artículo desfavorable a la campaña de Joe Biden, lo que desató la ira de los republicanos y desató un duro debate sobre la potestad de las redes sociales.

Una aguda polémica sacude la de por sí ya agitada campaña electoral en Estados Unidos, luego de las restricciones impuestas por la red social Twitter en contra de un artículo desfavorable al candidato presidencial demócrata Joe Biden, lo que provocó la furia de los republicanos.

La red social tuvo que retractarse y aclarar que a futuro solamente bloqueará información robada y publicada por hackers y además etiquetará cualquier otra información de origen cuestionable.

Previamente, senadores republicanos anunciaron que planean convocar el 23 de octubre al jefe de Twitter, Jack Dorsey, para que explique sobre el bloqueo en la red social de un artículo desfavorable para Biden.

El senador republicano Ted Cruz calificó de «interferencia electoral» la decisión de Twitter mientras que el presidente Donald Trump, quien a tres semanas de las elecciones está siendo superado en las encuestas por Biden, se quejó de que Twitter y Facebook bloquearan ese artículo.

Ambas redes sociales impidieron difundir un informe del diario New York Post basado en correos electrónicos de Hunter Biden, hijo del candidato demócrata, que lo involucraban en aparentes actos de corrupción en Ucrania.

La responsable jurídica de Twitter, Vijaya Gadde, dijo que los cambios hechos el jueves por la red social «ya no eliminarán contenido pirateado a menos que haya sido directamente compartido por piratas o por quienes actúan en concierto con ellos.

Carlos Mesa reconoce el triunfo de Arce y Evo Morales dice que algún día volverá

El líder de Comunicad Ciudadana compareció entre los medios en La Paz para reconocer una victoria del candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Luis Arce, aunque el cómputo oficial de votos sigue en curso.

El candidato Carlos Mesa asumió este lunes que su rival electoral Luis Arce será ganador de las elecciones en Bolivia y su formación Comunidad Ciudadana encabezará la oposición.

El líder de Comunicad Ciudadana compareció entre los medios en La Paz para reconocer una victoria del candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Luis Arce, aunque el cómputo oficial de votos sigue en curso.

Carlos Mesa dijo que los sondeos en boca de urna publicados anoche auguran que será «claro triunfador en primera vuelta» el exministro Luis Arce, por lo que Comunidad Ciudadana ejercerá de «cabeza de la oposición» para el periodo 2020-2025.

El expresidente Mesa (2003-2005) auguró que los resultados oficiales confirmarán los sondeos, aunque a cerca del 19 por ciento del cómputo muestran una segunda vuelta con ambos.

La diferencia en las encuestas es suficientemente amplia y Comunidad Ciudadana reconoce al MAS como triunfador, recalcó en una comparecencia sin preguntas.

Mesa confió en estar a la altura desde la oposición, sin sentirse triste, sino agradecido por el apoyo de una parte del electorado.

PUBLICIDAD

El órgano electoral de Bolivia reanudó en esta jornada el cómputo de votos de las elecciones generales, en el que va con ventaja Carlos Mesa con el 43,3 por ciento de los votos y Arce figura con el 36,3.

Estos porcentajes suponen que habría segunda vuelta entre ambos, pues ninguno alcanza el 50 por ciento más uno de los votos ni el 40 por ciento con diez puntos de ventaja sobre el siguiente, que se necesitan para ganar en primera.

No obstante, tanto Arce como Mesa dan por seguro que el cómputo final será similar al porcentaje cercano al 53 por ciento con que los sondeos auguran que vencerá en primera vuelta el MAS, el partido de Evo Morales, quien ya celebró desde Argentina una victoria que ve segura.

Las encuestas dan a Mesa alrededor del 32 por ciento de los sufragios, con lo que no habría segunda ronda.

Incluso la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, felicitó al MAS y a Arce, aunque los resultados oficiales van lentos para un censo de 7,3 millones de electores y se desconoce cuándo concluirán.

Bolivia vive en esta jornada una tensa calma a la espera de los resultados oficiales de las elecciones del domingo para elegir presidente, vicepresidente, senadores y diputados para los próximos cinco años.

¿Tener más votos y perder? Cómo funcionan las elecciones presidenciales en EE.UU.

Ocurrió en las pasadas elecciones: Hillary Clinton obtuvo más votos, pero Donald Trump terminó en la Casa Blanca.

«Hermoso». Así, Donald Trump , un outsider de la política, calificó su llegada a la presidencia de Estados Unidos tras las elecciones de 2016, en las que se impuso a la demócrata Hillary Clinton.

Ello, pese a que la exprimera dama y exsecretaria de Estado había recibido casi tres millones de votos más que el candidato republicano.

Pero, al ganar por estrecho margen en estados clave, Trump logró reunir los 270 votos del Colegio Electora l necesarios para llegar a la Casa Blanca.

A dos semanas de las elecciones del 3 de noviembre en las que Trump vuelve a disputar la presidencia, esta vez ante el demócrata Joe Biden, las normas de este sistema indirecto, que algunos consideran anacrónico, vuelven a ser objeto de atención.

– ¿Por qué un Colegio Electoral? –

Los 538 integrantes del Colegio Electoral se reúnen en las respectivas capitales de sus estados cada cuatro años tras la elección para designar al ganador.

 

Para ganar, un candidato presidencial debe obtener la mayoría absoluta de los votos del Colegio: 270.

Este sistema, originado en la Constitución de 1787, establece una elección presidencial indirecta en una sola ronda.

Los padres fundadores vieron en este sistema un compromiso entre una elección presidencial con sufragio universal y una elección por parte de miembros del Congreso, algo que no se consideraba suficientemente democrático.

Desde entonces, se han propuesto infructuosamente centenares de enmiendas para modificar o abolir al Colegio Electoral.

El debate se reavivó con la victoria de Trump de 2016 sobre Clinton.

– ¿Quiénes son los 538? –

La mayoría de sus integrantes son funcionarios locales electos o líderes partidarios, pero sus nombres no aparecen en las boletas de sufragio, por lo que sus identidades son prácticamente desconocidas para los votantes.

Cada estado tiene tantos votos en el Colegio como miembros en la Cámara de Representantes (número que depende de la población del estado) y en el Senado (dos por cada estado de la Unión, independientemente de su tamaño).

California, por ejemplo, tiene 55 votos en el Colegio; Texas 38 y los estados escasamente poblados como Alaska, Delaware, Vermont y Wyoming solo tienen tres cada uno.

La Constitución otorga a cada estado la facultad de decidir cómo computa los votos. Salvo en Nebraska y Maine, el candidato que obtiene más votos se lleva, en teoría, todos los electores de ese estado en el Colegio.

– Institución polémica –

En los comicios de noviembre de 2016, Trump obtuvo 306 votos en el Colegio Electoral. Indignados, millones de estadounidenses firmaron una petición para pedir a sus integrantes republicanos que bloquearan su designación como presidente.

El esfuerzo fue en vano, pues solo dos de ello, en Texas, desertaron, por lo que Trump terminó siendo ungido presidente por 304 votos.

Los republicanos denunciaron que la movida no fue más que un acto desesperado por parte de activistas que se negaban a aceptar la derrota.

La situación de 2016 de ganar la Casa Blanca sin obtener la mayoría del voto popular no carece de precedentes. En total, ocurrió cinco veces.

El primero fue John Quincy Adams, en 1824, en detrimento de Andrew Jackson.

Más recientemente, la elección de 2000 terminó prácticamente en un empate en Florida entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore.

Gore obtuvo unos 500.000 votos más que Bush a nivel nacional, pero el republicano terminó ganando en Florida, por lo que se impuso con una mayoría de 271 votos en el Colegio Electoral.

 

– «Electores infieles» –

Nada en la Constitución obliga a los electores del Colegio a votar de una forma u otra. Si algunos estados les exigen que respeten el voto popular, y no lo hacen, los llamados «electores infieles» están sujetos a una simple multa.

Pero en julio de 2020, la Suprema Corte dictaminó que los estados pueden imponer penas contra esos electores desleales con leyes que les obliguen a votar siguiendo el sufragio popular en su estado.

Entre 1796 y 2016, unos 180 electores emitieron votos contrarios a la fórmula presidencial que ganó en su estado, aunque nunca determinaron el resultado de la elección.

Los electores se reunirán el 14 de diciembre para votar la fórmula presidencial, porque la ley establece que el Colegio se «reunirá el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre».

El 6 de enero de 2021, el Congreso certificará al ganador, que asumirá el cargo el 20 de ese mes.

Retrato de una elección: la carrera en EEUU se reduce a estados clave

Trump se aseguró la victoria en 2016 al ganar en Florida, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin y Arizona. Pero ahora aparece rezagado en la intención de voto en esos seis estados.

Las elecciones presidenciales del 3 de noviembre en Estados Unidos se reducen a un puñado de estados clave que decidirán la carrera entre el demócrata Joe Biden y el presidente republicano Donald Trump.

Trump se aseguró la victoria en 2016 al ganar en Florida, Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte, Wisconsin y Arizona. Pero ahora aparece rezagado en la intención de voto en esos seis estados.

Biden también supera a Trump, aunque por márgenes estrechos, en otros tres estados que el magnate ganó en 2016: Georgia, Iowa y Ohio, según un promedio de encuestas estatales de la plataforma RealClearPolitics (RCP).

Aquí hay un vistazo a la carrera en estos nueve estados clave:

– Pensilvania –

El estado natal de Biden es el de más peso electoral en el Cinturón del Óxido, una región del centro-norte del país marcada por el declive industrial en la última década.

Los partidarios de Trump abundan allí, haciendo sobre todo campaña puerta a puerta en las afueras de las grandes ciudades.

 

En el campo demócrata, el expresidente Barack Obama hará su primera aparición en la campaña electoral la próxima semana en un evento en Filadelfia para apoyar a su exvicepresidente.

Pensilvania tiene múltiples regiones socioeconómicas y Biden ha invertido importantes recursos publicitarios en el estado.

Las grandes ciudades de Pensilvania votarán seguramente por Biden, mientras que el oeste rural y el centro conservador se esperan que apoyen a Trump. Para los dos, ganar en los suburbios de las ciudades y en el noreste del estado es fundamental.

Promedio de RCP: Biden gana por 5,6 puntos porcentuales.

– Michigan –

Michigan se inclinó por muy poco a favor de Trump en 2016 y este año es ferozmente disputado.

Trump ha visitado el estado de los Grandes Lagos prometiendo una economía grandiosa, pero los votantes están preocupados por el impacto de la pandemia de coronavirus y la respuesta del presidente.

 

La gobernadora demócrata Gretchen Whitmer se ha enfrentado varias veces con Trump y sus cierres forzosos para evitar contagios han enfurecido a los conservadores.

Manifestantes armados protestaron frente al capitolio estatal a medidos de año y miembros de un grupo de derecha fueron arrestados recientemente por planear un complot para secuestrar a la gobernadora.

RCP: Biden gana por 7,2 puntos porcentuales.

– Wisconsin –

La demócrata Hillary Clinton optó por no hacer campaña en las tierras lecheras de Estados Unidos en 2016, y los votantes la castigaron. Este año, los demócratas apuntaron a Wisconsin, eligiéndolo como sede para su convención nacional, aunque el covid-19 obligó a hacer el evento en formato virtual.

Trump y Biden han hecho campaña en el estado y el vicepresidente Mike Pence y la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, también lo han visitado.

PCR: Biden gana por 6,3 puntos porcentuales.

– Florida –

El mayor de los estados de voto pendular es un importante integrante del Cinturón del Sol, la franja que va desde la costa atlántica del sureste hasta la costa pacífica del suroeste.

Los republicanos defienden a capa y espada Florida, de rápido crecimiento poblacional, pujante industria agrícola y hogar de un gran número de jubilados. Pero los demócratas los acusan de reprimir activamente el voto, particularmente en las comunidades negras.

La enorme población latina del estado será clave, y las encuestas muestran que respaldan menos a los demócratas que en 2016. Al mismo tiempo, las personas mayores se alejan de Trump debido a su manejo de la pandemia.

La mayoría de los expertos dicen que Florida es definitorio para Trump: si pierde allí, probablemente pierda la Casa Blanca.

RCP: Biden gana por 1,4 puntos porcentuales.

– Carolina del Norte –

Este estado tradicionalmente conservador eligió a Trump hace cuatro años, pero ahora el resultado es incierto.

El gobernador de Carolina del Norte es un demócrata que se ha ganado elogios por su respuesta a la pandemia. Los republicanos eligieron el estado como sede de su convención nacional, aunque la cita terminó siendo en gran parte por videoconferencia.

PCR: Biden gana por 2,7 puntos porcentuales.

– Arizona –

Arizona ha sido un bastión republicano durante décadas, pero su electorado está cambiando, con una comunidad latina en crecimiento y una afluencia de californianos progresistas.

Los votantes conservadores aprecian los esfuerzos de Trump para restringir la inmigración y construir un muro en la frontera con México.

Pero Trump ha dañado sus posibilidades al denigrar repetidamente al difunto senador John McCain, quien representó a Arizona en Washington y aún ocupa un lugar preponderante en la política estatal. La viuda de McCain, Cindy McCain, respalda a Biden.

RCP: Biden gana por 4,0 puntos porcentuales.

 

– Iowa –

Trump ganó fácilmente en Iowa hace cuatro años, superando a Clinton por casi 10 puntos, pero la carrera parece estar reñida esta vez en este estado agrícola del Medio Oeste.

Esta semana, Trump realizó un mitin de campaña en Iowa en una señal de que está jugando a la defensiva en un estado que esperaba ganar seguro.

PCR: Biden gana por 1,2 puntos porcentuales.

– Georgia –

Ningún demócrata ha ganado una contienda presidencial en Georgia desde Bill Clinton en 1992, pero el otrora bastión republicano ha mostrado una tendencia demócrata en los últimos años.

Trump hizo un mitin en Georgia el viernes, una indicación de que puede estar en terreno inestable allí.

PCR: Biden gana por 1,2 puntos porcentuales.

 

– Ohio –

Ohio, con sus 18 votos en el Colegio Electoral que decidirá el presidente, es uno de los principales trofeos de la jornada electoral.

Trump derrotó a Clinton en Ohio por 8,1 puntos, pero las encuestas muestran una carrera disputada esta vez en este estado industrial del Medio Oeste.

Biden estuvo allí prometiendo ayudar a salvar la industria automotriz estadounidense cuando era vicepresidente.

PCR: Biden gana por 0,6 puntos porcentuales.

FAO alienta a una honda transformación para superar peor hambruna en 30 años

Antes del impacto de la covid-19, en la región había 47,7 millones de personas en condición de pobreza extrema que no podían conseguir ni una canasta básica de alimentos, y a los ahora que podrían sumarse otros 28 millones

La cantidad de personas en condición de hambre en América Latina y el Caribe puede elevarse este 2020 hasta niveles no vistos en los últimos 30 años debido a la pandemia, alertó en una entrevista con Efe el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, que alienta a llevar a cabo una transformación de los sistemas alimentarios para remontar el camino.

El impacto de la pandemia sobre la alimentación será uno de los temas principales de la 36ª Conferencia Regional de la FAO, que se celebra desde este lunes y hasta el próximo miércoles de manera virtual pero con Nicaragua como país anfitrión, y en la que también se abordará el momento clave en el que se encuentra América Latina y El Caribe para comenzar a impulsar esa gran transformación.

Antes del impacto de la covid-19, en la región había 47,7 millones de personas en condición de pobreza extrema que no podían conseguir ni una canasta básica de alimentos, y a los ahora que podrían sumarse otros 28 millones debido a la pandemia, proyectó el representante de la FAO, lo que igualaría el registro de 1990.

La crisis económica que ha generado la covid-19, que para Latinoamérica puede suponer una recesión del 9,1 %, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), es patente también en el sobrepeso y la obesidad, al verse muchas familias obligadas a comprar alimentos más baratos y generalmente poco saludables, y por un cambio en el estilo de vida.

«Mi llamado es a actuar, podemos evitar que esto sea tan grave o más grave de lo que ya es», expresó Berdegué.
«RECONSTRUIR TRANSFORMANDO»

La ambición de la FAO es que las «fuertes inversiones» que están haciendo muchos gobiernos para amortiguar el impacto de la pandemia sirvan a la vez para llevar a cabo una transformación de los sistemas alimentarios.

Esto conlleva una fuerte apuesta por la innovación tecnológica y nuevas formas de producción sostenible, de manera que a futuro se puedan garantizar una alimentación saludable y sustentable a la población.

«Si vamos a invertir en la agricultura familiar para que siga produciendo, este es el momento de guiarlos en el cambio tecnológico y en una agricultura más sostenible; si vamos a invertir en mercados mayoristas, hagamos mercados que no sean fuentes de contaminación, con los servicios adecuados», ejemplificó Berdegué.

«Es un gran momento para reconstruir transformando y que lo que resulte de esta crisis sea un mundo mejor», aseveró.

INNOVACIÓN Y AGRICULTURA DIGITAL

La FAO contempla las tecnologías digitales y otras formas de innovación como una de las prioridades para mejorar los sistemas alimentarios y las sociedades rurales, y así lo abordará en su Conferencia Regional.

«Sin innovación científica y tecnológica es imposible ni transformar los sistemas alimentarios ni generar mayores oportunidades y mayores empleos, ni resolver los problemas ambientales de la agricultura y la alimentación», dijo Berdegué.

 

El responsable de la FAO puso como ejemplo el rápido avance que los medios de compra digitales han experimentado en los últimos meses debido a las cuarentenas por la pandemia e indicó que «las pequeñas tiendas, la agroindustria y las cooperativas de pequeños agricultores» no se pueden quedar fuera de estos progresos.

«La tarea es invertir creando empleo y ayudando a que esta transformación digital sea incluyente y no se transforme en otra forma de desigualdad como tantas que tenemos en América Latina y el Caribe», expresó Berdegué.

AGRICULTURA SOSTENIBLE Y RESILIENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

La FAO busca también que estas innovaciones tecnológicas faciliten un aumento de la producción agrícola y a la vez que este resulte a partir del uso eficiente de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad, lo que ayuda a mitigar los efectos del cambio climático.

Esta variable medioambiental, que incluye materias como la deforestación o la escasez de aguas, entre otras, será también un punto clave de la Conferencia Regional, ya que, en palabras de Berdegué, «los gobiernos han de comprender que no puede haber una agricultura moderna, con algún sentido de futuro, si no es una agricultura sostenible».

La Conferencia Regional reúne a autoridades de 33 países y a decenas de organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del sector privado y del mundo científico, y por su carácter virtual será «las más abierta y participativa» realizada hasta la fecha, según Berdegué, que invitó a los ciudadanos a seguirla por Internet.